viernes, 29 de octubre de 2010

El peligro de la fenilpropanolamina en antigripales y adelgazantes

La fenilpropanolamina (pariente de la anfetamina) es un estimulante del sistema nervioso central, una sustancia de características vasoconstrictoras que se ha usado en Chile ampliamente en tratamientos contra la obesidad, especialmente durante la década de los años 90 y es uno de los ingredientes que traen descongestionantes y antigripales que actualmente se venden en el mercado nacional, presente en más de 60 productos farmacéuticos. Aunque en el Registro de productos del propio ISP sólo aparecen 16:

ANTIGRIPAL SOLUCION PARA GOTAS ORALES (Andromaco)

ANTIGRIPAL COMPUESTO, COMPRIMIDOS RECUBIERTOS (Andromaco)

TAPOFRIN COMPRIMIDOS (Bestpharma)

TOSSAMINIC BITABS COMPRIMIDOS DE ACCION RAPILENTA (Novartis)

BIOGRIP JARABE (Sanitas)

BIOGRIP CAPSULAS (Sanitas)

GRIPASAN JARABE (Lab. Chile)

RHINOPRONT S SUSPENSION ORAL (Grunenthal)

MATINOR PEDIATRICO SOLUCION ORAL PARA GOTAS (Astorga)

MATINOR JARABE (Astorga)

COLDACT CAPSULAS CON GRANULOS RECUBIERTOS DE LIBERACION PROLONGADA (Bestpharma)

GRIPASAN COMPUESTO NOCHE COMPRIMIDOS RECUBIERTOS (Lab. Chile)

ASPIRINA COMPLEX GRANULADO EFERVESCENTE EN SOBRES (Bayer)

RINOFRIM JARABE (Lab. Chile)

RINOFRIM SOLUCION PARA GOTAS ORALES (Lab. Chile)

CROTAX CAPSULAS (Esan)

Según el Dr. Arnold Hoppe, Jefe de Neurología de la Clínica Alemana: “Los casos de personas que se han sobrepuesto a un colapso provocado por el consumo de la substancia son contados con los dedos de las manos y todos los sobrevivientes deben sortear graves secuelas de por vida, como afasia (pérdida del habla) y diversos niveles de hemiplejia, a veces tan severas que las personas quedan postradas, incluso sin poder controlar esfínteres.”

“Tiene un efecto muy potente como anorexígeno, porque frena el apetito, pero en algunas personas conduce a reacciones impredecibles, como una alergia, generando un incremento de la presión arterial y un estrechamiento de las arterias, y se pueden producir infartos cerebrales, cuando la arteria se tapa, o hemorragias, porque la arteria se rompe.”

Tan graves pueden ser los efectos de esta sustancia, que la opinión de Hoppe es categórica: “Este producto debiera ser totalmente prohibido en Chile”.

El doctor Pablo Lavados, jefe de la Unidad Intermedia del Hospital de Neurocirugía alerta: “El uso de estos antigripales y descongestionantes nasales me parece altamente peligroso, tanto que siempre que veo a alguien consumiéndolos se los suspendo”. También advierte de los peligros del consumo de otras sustancias que tienen parentescos con las anfetaminas: las efedrinas o pseudoefedrinas, también contenidas en descongestionantes y muy recurridas en suplementos nutricionales para deportistas o para reducir peso.

¿Y la autoridad qué dice?

El 16 de mayo de 2001, el Instituto de Salud Pública de Chile (ISPCH) promulgó la resolución exenta N°32669, en la que reconoce casos de “reacciones adversas severas manifestadas con el uso de productos farmacéuticos que contienen fenilpropanolamina”, mencionando que con el oficio ordinario 4C/N° 4616 del 25 de Septiembre de 1.998 el subsecretario de salud subrogante pidió revisión de las formulaciones conteniendo dicho principio activo en asociación con otros fármacos. Da cuenta -además- de información entregada por la FDA el 6 de Noviembre de 2.000 relacionada con el riesgo de sufrir hemorragias cerebrales asociadas al uso de productos que contienen fenilpropanolamina.

Esta resolución dicta que los folletos de información para la población y para los médicos contenida en estos productos que tengan fenilpropanolamina en su composición diga: “No administrar a menores de 2 años” – “Este medicamento puede provocar hemorragias cerebrales. En caso de presentar dolor de cabeza intenso, suspender el tratamiento y consultar al médico en forma inmediata”. Además se establecen límites de ingesta diaria para niños de 2 a 6 años (26 mg); para niños de 6 a 12 años (50 mg), y para adultos (100 mg).

Se agrega también contradictoriamente “No administrar a niños menores de 12 años”, “No usar conjuntamente con antigripales que contengan fenilpropanolamina”, y “No usar por más de 3 semanas”.

Más tarde, con fecha 3 de Julio de 2.001, el ISP dicta otra resolución exenta (N° 5247) en la que se modifica la dosis máxima recomendada para adultos a “No exceder la dosis máxima diaria de 100 mg, administrada en dosis dividida en comprimidos de liberación convencional o 50 mg administrada cada 12 horas para las formas farmacéuticas de liberación prolongada”, manteniendo los límites a las otras dosis para niños. Además se establece: “No administrar a niños menores de 18 años”; “Este medicamento puede provocar problemas de salud, en caso de presentar dolor de cabeza intenso, suspender el tratamiento y consultar al médico de forma inmediata”; “No usar conjuntamente con antigripales” y “no usar por más de 3 meses, ni en dosis superiores a 75 mg”.

Resoluciones Canceledas

Pero el día 6 de Noviembre de 2001 la Directora del ISP de esa época, Jeanette Vega, dicta una nueva resolución exenta (N° 9500) que deja sin efecto las resoluciones mencionadas anteriormente (N°5247 y N°3669), sin explicación alguna.

Con fecha 21 de Diciembre de 2007 Seremi de Salud ratifica públicamente que la fenilpropalamina ya no está presente en medicamentos y el 21 de octubre de 2008, el Ministerio de Salud publica la siguiente explicación con respecto a la cuestionada fenilpropanolamina:

“Ante reiteradas consultas recibidas a través de diversos medios de información, respecto del riesgo de uso de productos que contengan fenilpropanolamina, el ministerio de Salud aclara que dichas alertas surgieron a comienzos de esta década y que desde entonces no se han reportado nuevos antecedentes..” Agregando “Algunos países, como Argentina, retiraron del mercado todos los productos formulados con fenilpropanolamina, pero otros conservaron la alternativa terapéutica limitando la dosis diaria y exigiendo colocar advertencias en los rótulos de los medicamentos que los contienen, como es el caso de Chile.” Y termina diciendo: “A la fecha de elaboración de este documento existen alrededor de 250 productos antigripales con acción descongestiva registrados, de los cuales solo el 10% posee fenilpropanolamina. Todos ellos están sujetos a venta por prescripción médica, ya sea porque en su formulación contienen clorfenamina, pseudoefedrina o fenilpropanolamina.”


Fuente: http://detenganlavacuna.wordpress.com/

2 comentarios:

cristalbea1 dijo...

es impresionante la cantidad de porquerias que consumimos, y la desinformacion que tenemos, al final uno consume farmacos para aliviarce pero se termina matando sin saber!!!

Anónimo dijo...

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha tenido conocimiento de que a través de Internet están circulando informaciones equívocas en las que se cita un Ministerio de Salud y una Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, aparentando que su origen es el de organismos españoles, como el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Sin embargo, la información que está difundiéndose a través de Internet corresponde a la nota informativa de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA), perteneciente al Ministerio de Salud, de Brasil, que emitió el 9 de noviembre de 20001, con motivo de la retirada del mercado brasileño de medicamentos que contenían fenilpropanolamina.

A este respecto la AEMPS desea informar a los profesionales sanitarios de lo siguiente:

1. En diciembre de 2000, la AEMPS evaluó los resultados de un estudio publicado en mayo de 2000 por la Universidad de Yale, de EEUU2. En este estudio epidemiológico de diseño caso-control se sugería un incremento del riesgo de hemorragia cerebral en mujeres jóvenes que recibían este producto, y que lo utilizaban a dosis altas como supresor del apetito (tratamiento de la obesidad). En términos absolutos el riesgo estimado por los autores es no obstante bajo (menor de 1 caso por cada 100.000 mujeres expuestas).

En este estudio no se mostraba un incremento estadísticamente significativo del riesgo de hemorragia cerebral cuando fenilpropanolamina se utiliza como descongestivo en medicamentos antigripales.

En hombres no se detectó un incremento de riesgo, probablemente debido al escaso uso de fenilpropanolamina como supresor del apetito. La FDA, agencia de regulación de medicamentos de los EEUU, decidió retirar del mercado los medicamentos con fenilpropanolamina, como anorexígeno para adelgazar.