martes, 30 de agosto de 2011

Mala alimentacion, Harina y alimentos refinados

En 1911, el pan, que constituía el 40 por ciento de la dieta de las personas empobrecidas de Gran Bretaña, fue acusado de la mala salud general. La ciencia moderna de la nutrición confirma la exactitud de esa determinación.

La harina blanca refinada casi no contiene minerales y vitaminas naturales. En particular, la deficiencia de vitamina B en una dieta pobre resulta en una serie de enfermedades que los victorianos llamaron ‘enfermedades por pérdida”. Y la harina blanca iba unida con alumbre lo que le dió al mal sabor un color blanco.

Según el Daily Mail:

“[En los tiempos modernos], la Campaña Pan Real, un grupo de presión sin fines de lucro, afirma que el pan se ha ido empeorado desde 1911 en términos de adulteraciones secretas como enzimas que no tienen que ser declaradas en las etiquetas, o aún contrabandeadas en ella. En la actualidad, a pesar de la moda moderna de la alimentación saludable, el pan blanco “nutricionalmente vacío” cuenta más del 50 por ciento de lo que compramos.”

Fuente: The Daily Mail, junio de 2011.

Es realmente sorprendente, hace 100 años, el pan de baja calidad estaba rondaba cerca del 40 por ciento de dieta de la media británica (y la situación fue probablemente similar en los EE.UU. también), y hoy en día, pan de incluso peor calidad constituye casi el 50 por ciento de la dieta promedio!

En 1911, el pan blanco fue identificado como el culpable principal para el deterioro de la salud de la población británica, que llevó a una masiva campaña para volver al pan integral. En ese momento, el pan integral se consideraba un signo de la pobreza, por lo cual gente de todos los niveles sociales iban tras el pan blanco, de pan blanco hecho con harinas refinadas.

La campaña lanzada por The Daily Mail fue eventualmente exitosa. Pero no duró mucho tiempo… El pan blanco fue durante la Segunda Guerra Mundial prohibido en el Reino Unido, y como resultado, los británicos se decía tenían en una mejor salud para 1947, después de que subsistieron con raciones limitadas de ocho años de panes integrales.

Sin embargo, al final de la guerra, el pan blanco se hizo legal otra vez, y hoy, más de 60 años después, los estantes de las tiendas están repletas de panes y productos de granos, que son de menor calidad que incluso hace 100 años… Y, como en 1911, el pan blanco procesado es un importante contribuyente a la obesidad rampante y la mala salud.

¿Conoce las sustancias químicas que acechan en su pan?

Como se ilustra en el Daily Mail, la calidad del pan con los años se ha vuelto mucho peor en vez de mejorar. En 1911, la sal, grasas baratas, alumbre, polvo de cal, y el blanqueamiento constituían al pan “malo”. Hoy en día, hay una nueva clase de daño a la salud, hay ingredientes con los cuales lidiar en el típico pan comprado en la tienda, incluyendo:

- Sal procesada
- Jarabe de maíz de alta fructosa
- Grasas trans (aceites hidrogenados)
- Agentes de soja (químicos oxidantes)
- Agentes reductores
- Emulsionantes
- Enzimas conservantes (por lo general a partir de hongos o bacterias)

Muchos de estos ingredientes están ocultos, ya que no están obligados a aparecer en las etiquetas. He escrito numerosos artículos sobre muchos de estos ingredientes. Para más información, basta con seguir los enlaces. Sin embargo, los ingredientes ocultos y dañinos no son el único problema con el pan moderno.

Los alimentos refinados están desprovistos de nutrientes

Es importante darse cuenta de que cuando los alimentos son refinados, sus nutrientes vitales son destruidos. En algunos casos, es cuestionable si lo que queda es aún apto para ser considerado alimento… si al menos el término “alimento” implica algo de valor nutricional. En cuanto al pan, una vez retirada la parte más nutritiva del grano, se convierte esencialmente en una forma de azúcar.

Considere lo que se pierde en el proceso de refinación:

- 50% de los beneficiosos ácidos grasos insaturados
- 50% del calcio
- 80% del hierro
- 50-80% de las vitaminas B
- Prácticamente toda la vitamina E
- 70% del fósforo
- 98% del magnesio
Y muchos más nutrientes son destruidos – demasiados para enumerar.

¿Cómo es que los granos procesados ​​pueden deteriorar tu salud?

El resultado final del consumo excesivo de pan blanco y otras formas de productos de granos procesados la puedes ver a tu alrededor en forma de:

- Obesidad
- Diabetes
- Enfermedad cadíaca
- Alergias y asma
- Intolerancia al glúten y enfermedad celíaca
- Deficiencia de vitaminas y problemas de salud relacionados

La deficiencia de vitamina B, en particular, contribuye a una amplia gama de enfermedades y la deficiencia de vitamina B es generalizada en todo el mundo. Por ejemplo, se estima que el 25 por ciento de los adultos estadounidenses tienen deficiencia de vitamina B12.

También hemos visto un aumento extraordinario en las enfermedades digestivas, como la intolerancia al gluten y la enfermedad celíaca, y los métodos modernos de panadería industrial es probablemente que un factor importante en estos problemas generalizados. El aumento del asma y las alergias también pueden estar relacionados con nuestra transformación de los alimentos y prácticas modernas de fabricación. Por ejemplo, una de las enzimas de uso común en la elaboración del pan moderno es la amilasa, que se sabe que causa el asma.

Muchos también han olvidado que la mayoría de la producción de trigo comercial es, por desgracia, un “estudio en la aplicación de plaguicidas”, que comienza con las semillas se tratan con fungicidas. Una vez que se crece trigo, este es rociado con pesticidas y hormonas. Incluso los recipientes donde se almacena el grano cosechado se han recubierto con insecticidas. Estas sustancias químicas contribuyen a aumentar la carga tóxica de una persona promedio, que es un factor que contribuye a prácticamente a todas las enfermedades imaginables posibles. No puedo pensar en ninguna enfermedad que no se vea agravada por la exposición frecuente a tóxicos, como lo que obtenemos a través de los alimentos convencionalmente cultivados y del agua sin filtrar.

Mientras que en los viejos timepos, los molinos molían la harina lentamente, los molinos de hoy en día están diseñados para la producción en masa, con alta temperatura y alta velocidad en los rodillos de acero. A continuación, es golpeada con otro insulto químico un baño de gas cloro (óxido de cloro). Esto sirve como blanqueador, así como un agente de “envejecimiento”. La harina solía envejecer con el tiempo, mejorando el gluten y por lo tanto tenía una mejor calidad de cocción. El tratamiento con cloro produce instantáneamente cualidades similares en la harina (con una preocupante falta de preocupación por la adición de una nueva dosis de productos químicos a la comida).

La harina blanca resultante es casi todo almidón, y ahora contiene una pequeña fracción de los nutrientes del grano original. Además, los tratamientos químicos de de granos dan como resultado la formación de un subproducto, aloxano, un veneno utilizado en la industria de la investigación médica para inducir la diabetes en ratones sanos. El aloxano causa diabetes al mover enormes cantidades de radicales libres a las células beta del páncreas, y así las destruye. Las células beta son las células primarias de las zonas del páncreas llamadas islotes de Langerhans, que producen la insulina, por lo que si estas son destruidas, se va a desarrollar diabetes.

Teniendo en cuenta la furiosa epidemia de diabetes y otras enfermedades crónicas en este país, puede no ser sabio permitir una toxina tal como esta en el pan, ni aunque sea en pequeñas cantidades …

¿Por qué una dieta alta en carbohidratos puede ser desastrosa para su salud?

El consumo excesivo de hidratos de carbono es el principal factor de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. Por desgracia, el establishment de la dieta ha ido imprudentemente ensalzando las virtudes de los hidratos de carbono al tiempo que advirtió sobre evitar las grasas. Pero cualquier persona que compró una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas según las recomendaciones dietéticas es probable que haya luchado con su peso y su salud, preguntándose lo que está haciendo mal …

La verdad del asunto es que una dieta alta en carbohidratos de granos (a diferencia de los vegetales) y baja en grasas puede ser peligrosa para su salud, y si usted quiere perder el exceso de peso y mejorar su salud, ¡esa dieta es todo lo contrario a lo que usted está buscando!

¿Por qué las dietas altas en carbohidratos son tan malas?

En pocas palabras, comer alimentos ricos carbohidratos en exceso puede evitar que un mayor porcentaje de grasas se utilicen para producir energía y llevar así a un aumento en el almacenamiento de grasa. También eleva los niveles de insulina, que en el corto plazo puede causar resistencia a la insulina, seguida por diabetes. La resistencia a la insulina está en el corazón de prácticamente todas las enfermedades conocidas por el hombre.

Contrariamente a la creencia popular, comer grasa no engorda, los hidratos de carbono, como el azúcar y los granos, lo hacen. Su cuerpo tiene una capacidad limitada para almacenar el exceso de carbohidratos, pero si puede convertir fácilmente esos carbohidratos en exceso en grasa corporal. Cualquier carbohidrato no utilizado inmediatamente por el cuerpo se almacena en forma de glucógeno (una larga cadena de moléculas de glucosa unidas entre sí). Su cuerpo tiene dos lugares de almacenamiento de glucógeno: el hígado y los músculos. Una vez que los niveles de glucógeno están llenos, tanto en el hígado como en los músculos, el exceso de carbohidrato se convierte en grasa y se almacena en el tejido adiposo, es decir, en tejido de graso.

Así, aunque los carbohidratos sean libres de grasa, el exceso de carbohidratos termina como exceso de grasa.

Pero eso no es lo peor de todo. Cualquier comida o una merienda alta en carbohidratos también va a generar un rápido aumento de la glucosa en la sangre. Para el ajuste de este rápido crecimiento, el páncreas segrega insulina en el torrente sanguíneo, que a su vez disminuye los niveles de glucosa en la sangre. El problema es que la insulina es esencialmente una hormona de almacenamiento, se desarrolló para poner a un lado el exceso de calorías de los carbohidratos en forma de grasa en caso de hambruna en el futuro. Por lo que la insulina que es estimulada por el exceso de carbohidratos agresivamente promueve la acumulación de grasa en el cuerpo!

Demasiado trigo o granos convertidos en grasa

En otras palabras, cuando usted come demasiado pan, pasta, y productos de cualquier otro grano, básicamente está enviando un mensaje hormonal, a través de la insulina, a su cuerpo que dice “almacenar la grasa”.

Además, el aumento de los niveles de insulina también:

- Hacen que sea virtualmente imposible para usted que pueda utilizar su propia grasa corporal almacenada para producir energía

- Suprimir dos hormonas importantes: el glucagón y la hormona del crecimiento. El glucagón promueve la quema de grasa y azúcar. La hormona del crecimiento se utiliza para el desarrollo muscular y la construcción de masa muscular nueva.

- El hambre aumenta: como el azúcar en la sangre aumenta después de una comida de carbohidratos, la insulina aumenta con el resultado final de baja azúcar en la sangre. Esto se traduce en hambre, a menudo sólo un par de horas (o menos) después de la comida.

Por lo tanto, en definitiva, el exceso de carbohidratos en su dieta no sólo hace usted esté gordo, sino que se asegura de que se mantenga gordo. Los antojos, por lo general por los dulces, son a menudo parte de este ciclo, que le conduce a recurrir a bocadillos, a menudo en más hidratos de carbono. No comerlos puede que hacer que se sienta hambriento o inestable, de mal humor y pronto a “explotar”. Si el problema es crónico, no se deshace de esa grasa extra almacenada, y su energía y su salud en general se ve afectada negativamente.

A continuación se muestra una lista de algunas de las quejas más comunes de las personas con resistencia a la insulina (RI). Muchos de estos síntomas pueden aparecer inmediatamente después de una comida de hidratos de carbono, mientras que otros pueden ser crónicos:

- Fatiga. Algunos están cansados ​​sólo en la mañana o la tarde, mientras que otros están agotados todo el día.

- Cerebro nublado. La falta de concentración es el síntoma más evidente. Pérdida de la creatividad, la mala memoria, en decadencia o bajas calificaciones en la escuela a menudo acompañan a la resistencia a la insulina, así como diversas formas de “problemas de aprendizaje.”

- Hipoglucemia. Sensación de agitación nerviosa, y de mal humor es común en IR, con un alivio casi inmediato una vez que se come. El mareo es también común, como lo es el deseo de dulces, chocolate o cafeína.

- Inflamación intestinal. La mayoría del gas intestinal es producido a partir de carbohidratos de la dieta. A veces el dolor intestinal puede llegar a ser muy grave, lo que resulta en un diagnóstico de “colitis” o “ileítis”.

- Somnolencia. A muchas personas con IR les da sueño inmediatamente después de las comidas que contengan más de un 20-30 por ciento de carbohidratos. Esto es una típica comida de pasta, o incluso una comida de carne, que incluye el pan o las papas y un postre dulce.

- El aumento de almacenamiento de grasa y peso. En muchas personas, el signo más evidente es un abdomen grande, o la grasa del vientre.

- Aumento de los triglicéridos. Niveles altos de triglicéridos en la sangre se ven a menudo en personas con sobrepeso. Pero incluso aquellos que no tienen exceso de peso pueden tener reservas de grasa en las arterias como consecuencia de la IR. Estos triglicéridos son el resultado directo de los carbohidratos de la dieta convertidos por la insulina.

- El aumento de la presión arterial. Es bien sabido que la mayoría de las personas con hipertensión tienen un exceso de insulina y son IR. A menudo es posible demostrar una relación directa entre el nivel de insulina y el nivel de presión arterial: como se elevan los niveles de insulina, también lo hace la presión arterial.

- Depresión. Los carbohidratos son un “bajón” natural, y no es raro ver que muchas personas deprimidas también tienen IR. Los hidratos de carbono hacen esto cambiando la química del cerebro, aumentan la serotonina, que produce una sensación deprimente o de sueño. (Esta es una consideración significativa para aquellos que tratan de aprender, sea en la escuela, el hogar o el trabajo.)

Una de las maneras más rápidas para mejorar dramáticamente su salud

La mejor sugerencia para cualquiera que quiera deshacerse del exceso de grasa y mejorar su salud es moderando y normalizando su respuesta a la insulina mediante la limitación (a ser posible, eliminar) del consumo de azúcares refinados y fructosa, y limitar la ingesta de todos los otros carbohidratos tanto como sea posible. (Proteínas y grasas en general no producen mucha insulina.)

Con el estrés de resistencia a la insulina eliminado, su cuerpo puede finalmente ser capaz de corregir muchos de sus propios problemas, y esto también es por los cual sigo recordandole que el factor fundamental de la mayoría de los estados de enfermedad que debe ser abordado es la resistencia a la insulina. Una vez que haya normalizado sus niveles de insulina, su cuerpo tiene una capacidad fenomenal para la auto-sanación.

Fuentes: mercola.com, alimentacion vivaEnlace

2 comentarios:

Estrella dijo...

siempre me ha llamado la atención el tema de la harina. Cuanto más blanue es ( 0000 ) más cara la venden. La mejor harina, dentro de lo que es la que se obtiene del trigo; es la que se vende como de calidad un 0. Claro, la gente tiende a creer que hay una relación diréctamente proporcional entre la blancura de la harina y su calidad. Lejos de eso está la realidad. Más blancura, más procesos de refináción, menos vitaminas, menos alimento. Pero claro, nos inculcan que lo blanco es bueno, sinónimo de pureza; y el negro es MALO :P

Willy dijo...

Si, lo mejor es consumir harina integral pero claro, tiene un color opaco que a los ojos de los que estan acostumbrados a la harina " pura " hiper blanca les va a provocar rechazo, cuando en realidad es al revez, es mas sana la integral, es el tipico ejemplo de que todo entra por los ojos, como el caso de las frutas y verduras, ahora las ves con un color increible, todas igualitas, perfectas etc etc, cuando sabemos que eso es asi por intervencion, ya que las frutas y verduras si son naturales nunca son todas iguales y ni hablar el sabor, proteinas etc. Nos enseñaron a que todo entre por los ojos.